Latin America Program in the News: Reopening of the political dialogue

by El Espectador.com

Jun 06, 2013

[...]

Los 14 años de Chávez en el poder estuvieron marcados por sus tensiones con Washington. Las relaciones llegaron a su punto más grave en 2010, cuando ambos países retiraron a sus embajadores después de muchas divergencias. En enero de 2011 Chávez se reunió con la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, e intentaron en vano solventar la crisis. Desde entonces, la cuestión sólo empeoró: el 5 de marzo pasado, antes de conocerse el fallecimiento del comandante, Venezuela expulsó a dos integrantes de la Agregaduría Aérea de la legación estadounidense en Caracas, a los que acusó de “proponer proyectos desestabilizadores” a militares. EE.UU. respondió seis días después con la expulsión de dos diplomáticos venezolanos.

Después de muerto Chávez, se conoció sobre acercamientos hechos desde noviembre de 2012 entre Roy Chaderton, embajador de Venezuela en la OEA, y la secretaria de Estado adjunta para América Latina, Roberta Jacobson. Chaderton no descartaba la posibilidad de una “normalización” de los lazos con Washington y el mundo especulaba sobre un nuevo capítulo de las relaciones en el poschavismo. Pero cuando Jacobson dijo que los comicios presidenciales a celebrarse en Venezuela debían seguir “los altos estándares democráticos del hemisferio”, desató la ira del gobierno bolivariano. Jaua tildó de “intervencionista” el pronunciamiento y decidió clausurar la comunicación.

Las relaciones comerciales, entretanto, no se han alterado. Venezuela es el principal escollo político de EE.UU. en América Latina y a la vez su cuarto proveedor de petróleo. Washington es el principal cliente del hidrocarburo venezolano. Cynthia Arnson, directora del programa para América Latina del Woodrow Wilson Center, explicó que “a EE.UU. eso es lo que más le importa, comprar el petróleo, aunque también le interesa restaurar la diplomacia”.

[...]

Experts & Staff